la zona de confort

Hola de nuevo, bueno, tras este periodo he querido hablaros de La Zona de Confort, ¿Qué es? y ¿Cómo evoluciona?, por que hablar de La Zona de Confort, lo pensé tras el post de Teletrabajo, ya que aquellos que no estaban acostumbrados a teletrabajar, habrá tenido que hacer el proceso de “Salir de su zona de confort” para alcanzar un teletrabajo óptimo, aquellos que aún estéis peleando con los miedos y cambios, espero que esto os ayude…

Zona de Confort – ¿Qué es?

Cuando hablamos de la zona de confort nos referimos a ese terreno de nuestra vida en el que nos sentimos a gusto, tranquilos, cómodos, dominantes. Por ejemplo, esto ocurre cuando llevamos mucho tiempo en el mismo trabajo, al final, sentimos que todo lo controlamos, que nada se nos puede escapar y estamos muy tranquilos con nuestro día a día.

Esta zona de confort va haciéndose cada vez más atrapante debido a que, con el paso de los años, da más pereza investigar algo nuevo, ponerse en riesgo de fracasar y de tener que empezar de nuevo. Por tanto, la zona de confort es algo de lo que tenemos que escapar, tenemos que evitar caer en sus redes para, así, ser siempre nosotros los dueños de nuestra vida.

Hay que intentar salir de la zona de Confort

Tal y como apunta el dicho “Mejor malo conocido que bueno por conocer” y esto es lo que, a la larga, ocurre cuando estamos mucho tiempo en la zona de confort: estamos cómodos, tranquilos y seguros así que ¿para qué cambiar?

Zona de Confort a nivel psicológico

A nivel psicológico la zona de confort es aquella zona mental donde estoy totalmente cómodo, donde no se tienen consciencia ni sentido de riesgo ya que para nosotros en la zona de confort, este no existe. Muchos psicólogos a nivel terapéutico ante situaciones de gran estrés y desorientación recomiendan quedarse en la zona de confort ya que en ella tenemos gran sensación de seguridad.

Zona de Confort desde el Coaching

Por el contrario, si hablamos de coaching, la zona de confort es una zona limitada a nivel mental, donde en ella no existe posibilidad de crecimiento, donde se tiene un control total sobre los hábitos, las rutinas etc… la zona de confort es una cárcel a nivel de desarrollo personal y profesional y nos genera limitaciones..

La Zona de Aprendizaje

Sin lugar a dudas, si lo que buscas es que te sucedan “cosas chulas”, debes salir de tu zona de confort, y así poder llegar a la siguiente zona, la zona de aprendizaje. Esta zona es una zona de observación, de experimentación, donde lo que percibes y sientes debe ser nuevo, y donde como dice su nombre debemos aprender de todo lo “nuevo” que percibimos.

Aquí encontramos las experiencias nuevas, los viajes, nuevas comidas, nuevas personas… pero si queremos aplicar esto a las ventas, hablaremos de que los clientes también tienen una zona de confort y generarles experiencias diferentes les hará pasar a una zona de aprendizaje y como todo aprendizaje nuevo y atractivo quedará en la retina, pero esto será otro post.

Cuando damos el salto de la zona de confort a la zona de aprendizaje, no significa exactamente dejar una atrás en pro de la otra, sino que se genera una expansión, la zona de confort va creciendo al igual que crecemos nosotros, y se hará mas grande y cada vez más “tolerante” a nuevas situaciones, ya que lo que aprendemos no se olvida y se va acumulando en nuestra zona de confort.

La Zona de Pánico

Tras la zona de aprendizaje llega una zona de “lo desconocido” de lo que no controlamos, es una zona oscura pero también llena de color, es lo que se ha denominado la zona de pánico, aunque su nombre de miedo, realmente es una zona donde residen los sueños, donde esta todo lo que se puede hacer, aunque como siempre lo desconocido asusta, pero por eso mismo podemos coger las riendas y convertirla en una zona mágica.

Tendremos una tensión entre el “yo” que quiere volver a la zona de confort donde se encuentra seguro y el “yo” que quiere avanzar e ir más allá de lo desconocido. Esto siempre va a generar una tensión emocional que genera el miedo que se peleará con la fuerza creativa esa que genera motivación, si la tensión del miedo supera a nuestra motivación volveremos a nuestra zona de confort, por lo que debemos encontrar las motivaciones que nos permitan avanzar por el pánico y transformarla en magia

La Zona Mágica

Lo ideal es avanzar por la zona de pánico y conseguir transformarla en una zona mágica, donde realmente creceremos.

Riesgos de nuestra zona de confort

Nuestra zona de confort puede convertirse en una trampa, a la larga. Puede hacer que no nos atrevamos a probar cosas nuevas, a investigar acerca de nuestras posibilidades o a seguir creciendo en otros ámbitos nuevos que se escapan de nuestra experiencia. Por tanto, la zona de confort nos puede frenar, nos puede dejar estáticos e impedir nuestra evolución natural por temas arraigados al miedo, a la inseguridad o a la incertidumbre. En el ámbito laboral esto puede ser un gran problema porque puede provocar que no sigamos creciendo, que nos conformemos con lo que ya tenemos y que no sigamos investigando acerca de nuestras aptitudes y posibilidades profesionales.

Zona de Confort